¿Cómo presentar a mi gato y a mi perro?



Los gatos son animales independientes, se toman las cosas a su propio ritmo y cuando algo les desagrada lo más usual es que prefieran ignorarlo o alejarse. Por ello si en tu vida quieres incluir la presencia de un gato con tu perro o viceversa, deberías observar ciertas conductas que pueden indicar un inicio no muy bueno.


Las malas señales al presentar al gato con el perro:

1.- El perro trata de perseguir al gato de forma amenazante al verlo.
2.- El perro mira directamente a los ojos al gato, se lame los dientes y tira con tensión de la correa.
3.- El perro se muestra temeroso y mira al gato con miedo y al mismo tiempo dispuesto a atacarle.
4.- Huele lugares donde ha estado el gato y gruñe.


Las buenas señales de que tu gato y perro serán amigos:
1.- Olfatea el aire y da saltitos curioso y emocionado de ver al gato.
2.- Mueve la cola y no muestra temor.
3.- Continúa moviendo la cola al oler los lugares donde ha estado el gato.


Para facilitar la presentación puedes ir dejando que cada uno huela por separado objetos en los que ha estado en contacto el otro animal, y nunca dejes de ser cariñoso con uno de ellos, ni muestres preferencia, esta etapa es crucial para que la casa no se convierta en un campo de batalla.

Cualquier otra recomendación, ¡Compártela!



Paty R

La vida es una cancion que se canta con maullidos.

0 comentarios: