¿Por qué mi gato tiene las uñas tan afiladas? ¿Es bueno cortarlas?


 
He tenido algunos gatos, y la verdad es que si se puede llegar a una conclusión acerca de sus uñas es que son diferentes de un gato a otro. Algo así como los humanos. Algunos humanos (más bien humanas) pueden llegar a tener conversaciones larguísimas sobre si las uñas, si crecen duras o se parten, si tienen manchitas blancas o no, si crecen rápido o lento… pues con las uñas de los gatos también hay diferencias individuales.

Las principales diferencias que podemos notar como dueños (o compañeros) en el día a día son relativas al afilado y al desgaste de las mismas.

Mientras hay gatos que desgastan sus uñas hasta el punto de no presentar ningún inconveniente para nosotros, hay otros gatos que tienen las uñas siempre afiladas y pueden causarnos heridas o pequeños destrozos.

¿Por qué esta diferencia?

Realmente depende de varios factores, como si tienen una uña más fina o más gruesa, si la tiene más recta o más curva, si crece más o menos… También dependerá de lo fuertes que crezcan y si las afilan mucho o poco.

¿Cómo crecen las uñas de nuestros gatos?

Para comprender por qué nuestros gatos pueden tener las uñas más o menos afiladas debemos conocer en primer lugar cómo se forma la uña y el ciclo de crecimiento que tiene.

  • Al igual que las uñas humanas las uñas de los gatos están compuestas principalmente por queratina.
  • Sin embargo, mientras nuestras uñas humanas crecen planas, sobre el dedo y con un borde ancho y redondeado las uñas de nuestros gatos tienen una forma completamente diferente.
  • Las uñas de nuestros gatos tienen una forma que se conoce como de “media luna” con una punta muy afilada y a veces dura en el extremo.
  • Mientas las uñas de los humanos crecen a lo largo, las uñas de los gatos crecen por capas, por lo que debajo de la capa exterior, con mayor desgaste, siempre hay una nueva capa perfectamente afilada y lista para unas labores de autodefensa, huida y/o caza eficaces.
  • Las uñas de gato también crecen a lo largo, pero su crecimiento se detiene para comenzar a crear nuevas capas.
  • Cuando la capa exterior de la uña empieza a estar deteriorada nuestro gato expulsará de forma intencionada esa capa para dejar visible una nueva capa de uña extremadamente afilada. Este proceso se hará rascando en el rascador o cualquier otro lugar con las patas delanteras y acicalándose y arrancándolas con sus propios dientes en las patas traseras.

Así que podemos decir que cuando usan el rascador están desgastando sus uñas, o bien, preparándose para mostrarnos una nueva uña aún más afilada, ambas respuestas serían correctas, dependiendo del estado en que tenga nuestro gato las uñas en ese momento.

¿Qué podemos hacer? Cortarlas… ¿Sirve para algo?

Antes de nada, aclarar que con cortar las uñas siempre nos estamos refiriendo a cortar con una tijera esa parte de uña que vuelve a crecer, no confundir en ningún momento con la desungulación que es un tipo de mutilación que incluye parte de la falange del gato y que está absolutamente desaconsejada en cualquier caso y prohibida en muchos lugares.

Así que, de todo lo que hemos visto hasta ahora podemos llegar a dos conclusiones.

1. Hay gatos que no tienen unas uñas tan fuertes o tan afiladas y no requieren de una atención especial, ya que ellos solos las gastan y las mudan cuando es conveniente. Es decir, que no a todos los gatos hay que cortarle las uñas, solamente a aquellos que cuyas uñas sean el origen de alguna molestia o problema de convivencia.

2. En gatos con uñas especialmente molestas (quiero decir con esto que nos pueden hacer daño, que nos atacan las manos y tobillos, que saltan y se enganchan a nuestra espalda, que trepan por las cortinas y se pueden herir, que pueden hacer daño a otros gatos o perros…) en esos casos lo aconsejable cortarlas de forma regular, ya que la uña que cortemos, vuelve a crecer y a revelar una nueva capa tan afilada como el primer día. Si no las cortamos simplemente nuestro gato tendrá siempre las uñas tan afiladas como sea posible.

La periodicidad con la que es conveniente cortar las uñas, igual que en los humanos, dependerá de la uña de el gato y los factores que comentábamos anteriormente: grosor, curvatura, tiempo de crecimiento y si hemos cortado solo la puntita o un trozo mayor.

Recuerda utilizar solamente un cortaúñas especial para gato y seguir las instrucciones cuidadosamente.

En lo personal tengo un gato llamado Vikingo que tiene las uñas muy largas y curvas, hacen mucho daño, no porque sea malo, sino porque son muy afiladas y le gusta que estén así, ya que es un gato muy cazador. No se las corto porque al hacerlo vuelve a pasar horas afilándolas. Es un gatito muy lindo, pero hay que tener cuidado con sus uñas.


¿Le cortas las uñas a tu gato? Visítanos en https://www.facebook.com/porlosgatos

Javier Garcia

La vida es una cancion que se canta con maullidos.

0 comentarios: