Chequeando la salud del gato en casa





Algunos veterinarios recomiendan someter al gatito a una breve revisión semanal en casa. Este examen se hace en apenas unos minutos, y puede prevenir problemas y gastos innecesarios.


Comience frotándole el cuerpo. De este modo, el animal se relaja y no se resiste al examen. Además, sus dedos pueden descubrir alteraciones que escapan a la vista.

Costras o descamaciones. Pueden ser indicios de parasitosis, alergias o problemas de la piel.

Bultos o protuberancias. Con frecuencia, éstos se presentan a consecuencia del proceso normal de envejecimiento, pero en ocasiones pueden ser indicaciones de una enfermedad grave. Detectarlos a tiempo será de enorme ayuda para su mascota.

Las vértebras. Si puede percibir con facilidad todos los huecos y protuberancias de la columna vertebral del animal, es probable que éste padezca algún trastorno que le haga perder peso. Sin embargo, si le resulta imposible palparle la columna, puede que tenga un problema de sobrepeso.

Hinchazón. Según la zona donde se detecte, puede tratarse de un indicio de parasitosis, trastornos cardíacos o incluso cáncer.

Oiga su respiración. A menos que el animal jadee a consecuencia de un esfuerzo o una carrera, su respiración debe ser regular y tranquila. Si es agitada, ronca o con «ruidos», el animal podría padecer un problema respiratorio que ha de tratarse oportunamente.

Controle su pulso. Los latidos cardíacos deben ser fuertes y regulares. Para tomarle el pulso a su animal de compañía, coloque la mano sobre el lado izquierdo de su pecho, junto al codo. Cuente el número de pulsaciones en 15 segundos y luego multiplíquelo por 4.


En los gatos, el pulso normal suele ser de unas 120 pulsaciones por minuto. En los perros, el ritmo varía entre 60 y 120 pulsaciones. (Tenga en cuenta que el corazón de los bebes gatitos siempre laten con mayor rapidez.) Si el pulso del animal está muy por encima o por debajo de estos valores medios, consulte al veterinario.

Examine las orejas. Deben tener una coloración rosada y estar limpias. La presencia de olores desagradables, secreciones o rojez pueden ser síntomas de infección.

Examine los ojos. Deben estar brillantes y limpios. La presencia de hinchazón, estrabismo, irritación o secreciones pueden ser indicios, entre otros trastornos, de conjuntivitis o de glaucoma.

Observe el interior de la boca. Las encías saludables suelen ser rosadas, aunque en algunas razas tienen una tonalidad natural marrón o negruzca. Después de apretar las encías, éstas deben recuperar rápidamente el color habitual.


Observe con atención si dentro de la boca del animal hay bultos u otras irregularidades. Compruebe si los dientes están cubiertos de sarro de color amarillento. Luego, huela: el aliento de su animal de compañía no debería descomponerlo.

En términos generales, manténgase alerta a los cambios en el apetito, la forma de andar, frecuencia de defecación y la conducta del gatito. Si nota alguna irregularidad, consulte al veterinario


¿Te gustaron estos consejos para vigilar la salud de tu gatito? Comparte con nosotros y visítanos en https://www.facebook.com/porlosgatos

Javier Garcia

La vida es una cancion que se canta con maullidos.

0 comentarios: