Adoptar un gato callejero


 
 
Muchas veces vamos caminando por la calle y de repente se nos cruza un gatito adorable. Entonces piensas… ¿y si me lo llevo a casa? Antes de cogerlo y llevártelo contigo, es importante que tengas varios factores en cuenta.

 ¿Tiene dueño?

 

Lo primero de todo es comprobar si tiene algún collar o algo que signifique que tiene dueño. En tal caso, lo mejor es que lo acerques a alguna protectora o veterinario o bien te lo lleves contigo pero pongas carteles por las calles de que lo has encontrado, ya que probablemente sus dueños lo estén buscando.

En caso contrario, si aparenta ser un gato vagabundo y abandonado, continúa el siguiente paso. Adoptarlo.

 Al veterinario


Los gatos callejeros son más propensos a sufrir enfermedades. Es algo lógico, ya que están a la intemperie, sin cuidados, sin comida sana asegurada y expensos a todo tipo de peligros. Así que nada más hacerte con él, lo que debes hacer es llevarlo a un veterinario para que le haga un chequeo completo, compruebe si está sano o no y le ponga las vacunas y tratamientos pertinentes.

Si estás decidido a quedártelo contigo, también sería bueno que le pusieras un chip identificativo, para que si se pierde no vuelva a quedarse en la calle y lo puedas encontrar.

Domestícalo

 


En las calles, estos gatos se vuelven más salvajes y violentos para poder sobrevivir de todos los peligros que les acechan. Por lo que cuando te lo lleves a tu casa, deberás darle una buena educación. Evidentemente será más sencillo si el gato es joven, pero si ya tiene su edad no lo des por imposible, que con esfuerzo y dedicación puedes conseguir que se vuelva manso como un corderito.

Ya con el hecho de llevártelo contigo, el gato sentirá que le estás protegiendo y en cuanto le des comida rica y agua fresquita te lo irás ganando, y ya cuando vea que tiene una cama blandita para él solo lo harás muy feliz.

Siempre te puede salir un gato rebelde, que tenga algún trauma por haber vivido en las calles y te resulte más difícil domesticarlo. También hay algunos que se han acostumbrado a la vida salvaje y probablemente quieran escaparse. Intenta que se quede pero no les encierres ni les impidas salir, ya que los gatos, sean domésticos o salvajes, necesitan su independencia y libertad.

Si le tienes bien cuidado lo más seguro es que vuelva en busca de más comida y poco a poco se vaya acostumbrando a la vida doméstica.

 

¿Alguna vez has adoptado a un gatito de la calle? Comparte con nosotros en:  https://www.facebook.com/porlosgatos

Javier Garcia

La vida es una cancion que se canta con maullidos.

0 comentarios: