Jugar con el láser… ¿Bueno o Malo? – Cómo hacerlo de forma adecuada por Jackson Galaxy Parte 1


 
 
El siguiente artículo está basado en los artículos originales de Jackson Galaxy titulados “Juguetes Laser: El Bueno, el Malo y el feo
 
PARTE 1: EL BUENO
En la búsqueda del juguete para gatos más divertido, los dueños de gatos hacemos cualquier cosa por nuestros pequeños: les guardamos tapones y arandelas de todo tipo, les dejamos que apresen nuestro material de oficina, a veces nos dejamos objetos pequeños a su alcance “sin querer” a sabiendas de que van a perderlos… Y así un día alguien se dio cuenta de un invento que funcionaba excepcionalmente bien captando la atención de los gatos: el puntero láser.  Algunos humanos incluso han admitido acabar exhaustos tras estas sesiones de juego, porque el interés en el láser no desaparece nunca. La sesión finaliza con un humano rendido, que enseña a su gato el juguete, trata de explicarle que la sesión de juegos ha acabado (con él) por hoy y lo guarda en cajón para el próximo día.

El láser puede servirnos para activar a un gato que no muestra interés en otros juegos. 

Si tienes un gato que no se interesa nada de nada por jugar con sus juguetes o se cansa pronto de ellos pero alucina con el láser, puedes aprovechar ese interés para tener una sesión de juegos en dos fases. Esta es una buena técnica para iniciar el juego y finalizarlo con una presa atrapada (de juguete, claro).

El papel del láser va a ser en primer lugar el de activar el interés de tu gato. La idea es que nuestro gato se ponga en marcha y pase de un estado pasivo en el que simplemente sigue el puntero con la mirada, a un estado más activo, que se levante y ponga su cuerpo en funcionamiento.

Una vez que nuestro gato se ha interesado y su cuerpo está activo, cambiaremos el láser por un juguete real, como por ejemplo una caña para gatos o un juguete con plumas. Cuando hacemos esto solemos pensar que a nuestro gato no le interesa el juguete porque no quiere iniciar la sesión de juegos con él. Sin embargo lo que ocurre es que a veces necesitan un empujoncito para ponerse en modo “cazador puro” y una vez en ese modo cazarán prácticamente cualquier cosa que haya delante de ellos. Para tener éxito debemos tener en cuenta que los movimientos sean similares a los que hacíamos con el láser para que no decaiga su interés. Para hacer el cambio de un juguete a otro podemos incluso hacerlo con el láser, dirigiendo el puntito hacia el juguete y cuando lo alcance solamente continuar jugando con la caña y dejar el láser.

¿Por qué hacer este juego en dos fases? La primera parte para activarlo y convertirlo en un cazador y la segunda para que capture la presa y se lleve a cabo la secuencia “acecha, captura, mata, come”. Los gatos no solo tienen que ser aeróbicos sino que están diseñados para roer, agarrar, dar patadas y hacer toda una serie de movimientos corporales que implican todo su cuerpo al completo. Esto hace que nuestro gato esté completamente ejercitado no solo a nivel físico sino también en lo que a su instinto de caza se refiere.

¿Juegas con un láser con tu gato? Comparte con nosotros en:  https://www.facebook.com/porlosgatos

Javier Garcia

La vida es una cancion que se canta con maullidos.

0 comentarios: